Actos oficiales de las fallas: tradición y protocolo

Introducción

Las fallas, una festividad emblemática

Las fallas son unas fiestas populares y tradicionales que se celebran en la ciudad de Valencia durante el mes de marzo. Estas fiestas tienen como protagonistas indiscutibles a las famosas fallas, monumentos efímeros construidos con materiales inflamables que son quemados al finalizar las celebraciones.

Además de la construcción de las fallas, las celebraciones incluyen numerosos actos oficiales que siguen un protocolo establecido. Estos actos son una parte fundamental de la tradición fallera y reflejan la importancia cultural y social de esta festividad.

La importancia de los actos oficiales

Los actos oficiales de las fallas tienen varias funciones: por un lado, perpetuar y transmitir la tradición y la cultura fallera; por otro, fomentar el sentimiento de pertenencia y orgullo hacia las fallas y la ciudad de Valencia;

y por último, promocionar y difundir la festividad a nivel nacional e internacional.

Estos actos se llevan a cabo siguiendo un protocolo establecido que garantiza el respeto y la solemnidad que merece esta festividad. A lo largo de los años, se ha desarrollado una estructura tradicional que se repite en la mayoría de los actos oficiales de las fallas.

Actos oficiales de las fallas

La Crida: inicio de las fallas

La Crida es la proclamación oficial del inicio de las fallas. Se realiza desde las Torres de Serranos y cuenta con la presencia de las falleras mayores de Valencia y las autoridades municipales.

Durante este acto, se invita a vecinos y turistas a participar en las festividades y se hace un llamado a disfrutar de las fallas de manera responsable y respetuosa.

Además de las palabras de la fallera mayor, se dispara un espectacular castillo de fuegos artificiales que ilumina el cielo valenciano y marca el comienzo de la fiesta.

La Ofrenda de Flores: homenaje a la Virgen

La Ofrenda de Flores es uno de los actos más emotivos de las fallas. Durante dos días, los falleros y falleras se visten con los trajes tradicionales y llevan ramos de flores a la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia.

Te puede interesar:  Descubre el fascinante proceso de creación de una falla

Millones de personas se congregan en las calles para presenciar este acto, que se desarrolla frente a la Basílica de la Virgen. Los falleros desfilan en comisiones, portando sus ramos de flores y formando impresionantes mosaicos florales que cubren la imagen de la Virgen.

La Ofrenda es un gesto de devoción y agradecimiento a la Virgen, pero también simboliza la unión entre las diferentes comisiones falleras y la solidaridad entre los valencianos.

La Plantà: construcción de las fallas

La Plantà marca el comienzo de la construcción de las fallas. Durante esta jornada, los falleros trabajan incansablemente para montar los monumentos que representarán a cada comisión fallera.

El proceso de la Plantà es todo un espectáculo para los espectadores, ya que pueden presenciar en primera fila cómo se erigen los monumentos. Los artistas falleros se encargan de realizar esta tarea, siguiendo los diseños previamente elaborados.

La Plantà es una de las fases más importantes del proceso fallero, ya que es el momento en el que los monumentos cobran vida y empiezan a cautivar a todos aquellos que los visitan.

La Mascletà: explosión de pólvora

Dos falleros y una fallera participando en actos protocolares con trajes tradicionales

La Mascletà es uno de los espectáculos más característicos de las fallas. Se trata de una demostración de pirotecnia que se realiza durante todos los días de la fiesta a mediodía en la Plaza del Ayuntamiento.

Esta explosión de pólvora tiene una duración aproximada de 5 minutos y sigue un ritmo y una secuencia que va aumentando la intensidad hasta llegar a un clímax final.

La Mascletà es una muestra del dominio y la destreza de los pirotécnicos, que consiguen crear un verdadero terremoto sonoro en el centro de la ciudad.

Este acto es una experiencia sensorial única que atrae tanto a los valencianos como a los turistas que visitan la ciudad durante las fallas.

La Nit del Foc: espectáculo pirotécnico nocturno

La Nit del Foc es uno de los momentos más esperados de las fallas. Se trata de un espectáculo pirotécnico que se celebra en la madrugada del 18 al 19 de marzo y que ilumina el cielo valenciano con figuras y efectos de luz.

Los pirotécnicos compiten por ofrecer el mejor espectáculo, combinando colores, formas y sonidos para crear un ambiente mágico y sorprendente. La Nit del Foc atrae a miles de personas que se congregan en diferentes puntos de la ciudad para disfrutar de este despliegue de pirotecnia.

Este acto es uno de los más emblemáticos de las fallas y muestra el talento y la creatividad de los artistas pirotécnicos valencianos.

Te puede interesar:  Descubre las tradiciones falleras más emblemáticas de Valencia

La Cremà: adiós a las fallas

La Cremà es el acto final de las fallas. La madrugada del 19 de marzo, todos los monumentos falleros son quemados, dando así por terminadas las fiestas.

La Cremà es un momento lleno de emociones contradictorias, ya que se despide con tristeza los días de fiesta pero se celebra la belleza efímera de las fallas. Este acto suele llevarse a cabo en horario nocturno para que la luz de las llamas resalte aún más en la oscuridad.

La quema de las fallas es un espectáculo que atrae a miles de personas que se congregan en las calles para presenciar cómo los monumentos desaparecen en un mar de fuego y cenizas.

Conclusión

Los actos oficiales de las fallas son una parte esencial de esta festividad, ya que contribuyen a mantener viva la tradición y la cultura fallera. Estos eventos, llenos de simbolismo y emociones, refuerzan el sentido de identidad y pertenencia de los valencianos hacia las fallas.

Los actos oficiales, como la Crida, la Ofrenda de Flores, la Plantà, la Mascletà,

la Nit del Foc y la Cremà, forman parte de una estructura tradicional que se sigue año tras año, transmitiendo así la esencia de esta fiesta a las nuevas generaciones.

Las fallas son mucho más que monumentos de cartón y papel, son una expresión de arte, creatividad y pasión. Los actos oficiales son el marco perfecto para disfrutar y comprender la grandeza de esta festividad que ha sido declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.