Descubre el origen y la tradición de las famosas fallas de Valencia

Introducción

¿Qué son las fallas?

Las fallas de Valencia son una festividad que tiene lugar todos los años del 15 al 19 de marzo en la ciudad de Valencia, España. Durante estos días, las calles se llenan de monumentos falleros, que son esculturas gigantes y efímeras hechas de cartón, madera, corcho y otros materiales.

Estas obras de arte se exhiben en las calles y plazas de la ciudad y representan críticas humorísticas y satíricas hacia temas de actualidad, políticos y sociales. La noche del 19 de marzo, se queman todas las fallas en una ceremonia conocida como «La Cremà», que marca el fin de las festividades.

Origen de las fallas

Origen histórico

Las fallas tienen sus raíces en una tradición artesanal de Valencia que se remonta al siglo XVIII.

En aquel entonces, los gremios de carpinteros quemaban en la víspera del día de San José, el patrón de los carpinteros, frente a sus talleres los trastos viejos y las virutas que habían acumulado durante el invierno para dar la bienvenida a la primavera.

Con el paso del tiempo, esta tradición evolucionó hasta convertirse en lo que hoy conocemos como las fallas. A mediados del siglo XIX, se empezaron a construir estructuras de mayor tamaño y con una temática más diversa, inspirada en la actualidad y en la crítica social.

El fuego como protagonista

La quema de las fallas es uno de los momentos más emblemáticos y simbólicos de la festividad. El fuego representa la purificación y la renovación, y es un acto de desapego hacia lo material y efímero.

Además, se considera una forma de eliminar los problemas y malos momentos del pasado y dar paso a un nuevo ciclo.

Te puede interesar:  Conoce algunos de los correfocs más famosos alrededor del mundo

Es importante destacar que, aunque la quema de las fallas puede parecer una pérdida y destrucción de obras de arte, en realidad se trata de un acto esperado y deseado por los artistas y los falleros. La efímera existencia de las fallas es parte de su esencia y su belleza.

Tradición y cultura fallera

Las comisiones falleras

Las fallas no serían posibles sin la implicación de las comisiones falleras, que son grupos de vecinos organizados en asociaciones sin ánimo de lucro. Cada barrio o zona de Valencia tiene su propia comisión fallera y se encarga de financiar, construir y mantener la falla de su territorio.

Monumento con fuegos artificiales estallando

La participación en una comisión fallera implica la colaboración de todos sus miembros, desde la elección del proyecto hasta la construcción y decoración de la falla. Además, durante todo el año se realizan diferentes actividades y eventos para recaudar fondos y promover la cultura fallera.

La indumentaria tradicional

La vestimenta tradicional valenciana desempeña un papel importante en las fallas. Tanto los falleros (hombres) como las falleras (mujeres) visten trajes típicos durante las festividades.

Los trajes de fallera son elegantes y coloridos, con faldas largas y amplias, mantillas, peinetas y adornos de joyería.

El uso de la indumentaria tradicional no se limita solo a los falleros y las falleras, sino que también se extiende a la población en general durante las fiestas falleras.

Es común ver a niños, jóvenes y adultos luciendo sus trajes y complementos tradicionales mientras disfrutan de los diferentes actos y desfiles.

Actos y eventos falleros

Además de la quema de las fallas, las festividades falleras cuentan con una amplia programación de eventos y actos. Algunos de los más destacados son:

  • Mascletà: un espectáculo pirotécnico de gran intensidad que se celebra todos los días a las 14:00 en la Plaza del Ayuntamiento.
  • Ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados: los falleros desfilan por las calles de Valencia llevando ramos de flores que depositan en la imagen de la Virgen.
  • Nit del Foc: un espectáculo pirotécnico nocturno que ilumina el cielo de Valencia con fuegos artificiales de gran belleza.
  • Cabalgata del ninot: un desfile en el que se muestran los ninots (muñecos) que han sido indultados de la quema y que serán expuestos en un museo.
Te puede interesar:  Los imprescindibles monumentos falleros en las fallas municipales de Valencia

Conclusión

Las fallas de Valencia son mucho más que esculturas gigantes y efímeras que se queman. Representan una tradición arraigada en la cultura valenciana, que evoca el sentido de comunidad, la creatividad, el humor y la crítica social.

Son un reflejo del espíritu festivo y alegre de los valencianos.

Si tienes la oportunidad de visitar Valencia en marzo, no debes perderte la experiencia de vivir las fallas y adentrarte en su origen y tradición. Es una fiesta única en la que te sumergirás en un mundo de arte, fuego y pasión.