Conoce las tradiciones y eventos más destacados en las fallas municipales

Las fallas municipales y sus raíces culturales

Origen e historia de las fallas

Las fallas son una tradición arraigada en la cultura valenciana, con una historia que se remonta al siglo XVIII. Surgieron como una forma de celebrar el final del invierno y dar la bienvenida a la primavera.

Las primeras fallas eran simplemente hogueras en la calle, pero con el tiempo evolucionaron hasta convertirse en las monumentales estructuras que conocemos hoy en día.

Las figuras que se queman en las fallas representan a personajes satíricos, políticos, famosos y de la vida cotidiana.

Estas figuras, conocidas como ninots, se elaboran cuidadosamente durante todo el año y se exhiben en las calles antes de ser quemadas en la noche del 19 de marzo, día de San José, patrón de los carpinteros.

La Crida: el comienzo de las fallas

Uno de los eventos más importantes para dar inicio a las fallas municipales es La Crida. Se celebra el último domingo de febrero y consiste en un discurso que se pronuncia desde las Torres de Serranos, en el que se invita a todos los ciudadanos y visitantes a participar en las festividades.

En La Crida también se enciende la llama que dará inicio a la Falla Central, la principal estructura fallera que se erige en el centro de la ciudad. Este momento marca el inicio oficial de las fallas y genera una gran expectación entre los vecinos y turistas.

Las Mascletàs: explosiones de alegría y tradición

La Mascletà diaria en la Plaza del Ayuntamiento

Una de las tradiciones más arraigadas en las fallas municipales son las Mascletàs, espectáculos de pirotecnia que se celebran todos los días en la Plaza del Ayuntamiento.

Estas explosiones de pólvora, que se llevan a cabo a mediodía durante los días de la fallas, son un auténtico espectáculo de luz y sonido que cautiva a todos los presentes.

Te puede interesar:  Preparativos y recomendaciones antes de ir a un espectáculo o concierto

Las Mascletàs se caracterizan por una secuencia de detonaciones sincronizadas que crean una experiencia auditiva y visual inigualable. El ruido y la vibración de los fuegos artificiales simbolizan la alegría y la pasión con la que los valencianos viven las fallas.

La Nit del Foc: una noche llena de magia y color

El 18 de marzo, víspera del día de San José, se celebra la Nit del Foc («Noche del Fuego»). Durante esta noche, se lleva a cabo un impresionante espectáculo de fuegos artificiales que ilumina el cielo de Valencia y sus alrededores.

Miles de personas se congregan en lugares estratégicos para disfrutar de esta magnífica exhibición de luces y colores.

La Nit del Foc es el resultado del trabajo conjunto de los pirotécnicos valencianos, que se esmeran en crear un espectáculo cada año más impresionante. Es una noche mágica que despierta emociones y deja a todos maravillados.

La Ofrenda de Flores: devoción y tradición viva

El tributo floral a la Virgen de los Desamparados

Uno de los momentos más emotivos de las fallas municipales es la Ofrenda de Flores a la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia.

Durante los días 17 y 18 de marzo, miles de falleros y falleras se visten con sus mejores trajes regionales y se dirigen a la Plaza de la Virgen para rendir tributo a la Virgen con flores.

Multitudes felices rodeando coloridos monumentos falleros

La Ofrenda se realiza de manera escalonada, comenzando por la plaza de la Virgen y continuando por las calles adyacentes. Los falleros y falleras llevan ramos de flores que van depositando a los pies de la Virgen, creando un impresionante manto floral.

El resultado: un tapiz florido y colorido

Al finalizar la Ofrenda de Flores, la imagen de la Virgen de los Desamparados se encuentra rodeada de un increíble tapiz floral, compuesto por todas las flores ofrecidas por los falleros y falleras.

Este bello y colorido tapiz es uno de los mayores atractivos de las fallas y es visitado por miles de personas durante los días siguientes.

La Ofrenda de Flores es un símbolo de devoción y unidad, ya que representa la participación conjunta de todas las comisiones falleras en honor a la patrona de Valencia.

La Cremà: el clímax y el final de las fallas municipales

La quema de las fallas el 19 de marzo

El día 19 de marzo, las fallas municipales llegan a su clímax con la Cremà (quema). A medianoche, se queman todas las estructuras falleras construidas durante ese año. El fuego consume las figuras y, con ello, se cierra el ciclo de las fallas.

Te puede interesar:  Las Fallas: de tradición local a Patrimonio de la Humanidad

La quema de las fallas es un momento agridulce, ya que por un lado supone el fin de las hermosas obras de arte que han sido creadas a lo largo de meses, pero por otro lado es un acto que simboliza la renovación y el comienzo de un nuevo ciclo.

El fuego purificador y la despedida de las fallas

La Cremà es un espectáculo impresionante que atrae a miles de personas a las calles de Valencia. El fuego purificador consume las fallas y, al desaparecer, se lleva consigo los problemas y las preocupaciones del pasado.

Deja espacio para la alegría y la esperanza del futuro.

La popularidad de la Cremà ha llevado a que se creen eventos especiales con monumentos falleros que no son quemados, como la Crema del Foc o la Crema Infantil.

Ofreciendo a los visitantes la oportunidad de disfrutar del espectáculo de las llamas sin perder las maravillosas fallas que tanto esfuerzo han llevado construir.

Conclusión

Las fallas municipales son mucho más que una fiesta popular en Valencia, son una tradición arraigada en la cultura y en el corazón de los valencianos.

Las espectaculares estructuras falleras, las emocionantes mascletàs, la devoción a la Virgen de los Desamparados y la impresionante Cremà, hacen de esta celebración una experiencia única que no te puedes perder.

Ven a Valencia y sumérgete en el ambiente festivo y alegre de las fallas municipales. Descubre las tradiciones y eventos más destacados y déjate seducir por el encanto de esta fiesta que une a toda una ciudad en torno a la creatividad, la diversión y la devoción.