La historia desconocida de la fallera negra que debes conocer

La tradición fallera en Valencia

Una celebración arraigada

La tradición de las Fallas en Valencia es conocida a nivel mundial. Cada año, miles de turistas visitan la ciudad para presenciar las impresionantes esculturas de cartón piedra que se queman la noche del 19 de marzo.

Pero más allá de la fiesta y la pirotecnia, existe una historia desconocida que debe ser contada.

Las Fallas tienen sus raíces en el siglo XVIII y han evolucionado a lo largo de los años hasta convertirse en un evento cultural y festivo de gran relevancia.

Las principales protagonistas de esta celebración son las falleras, mujeres valencianas que visten con trajes regionales y desfilan por las calles de la ciudad.

Y entre la multitud de falleras que han participado a lo largo de la historia, hay una figura que ha sido opacada y olvidada: la fallera negra.

Descubriendo a la fallera negra

Un pasado oculto

La historia de la fallera negra es un capítulo poco conocido de la tradición fallera en Valencia. Durante el siglo XIX y principios del siglo XX, las falleras negras eran mujeres de origen africano que desfilaban junto a las falleras tradicionales.

Estas mujeres, aunque no contaban con una visibilidad destacada, desempeñaban un papel importante en las fiestas falleras. A pesar de las dificultades y la discriminación, las falleras negras encontraban en esta tradición una forma de expresión y pertenencia a la comunidad valenciana.

Desafortunadamente, con el paso del tiempo, la figura de la fallera negra fue desapareciendo gradualmente, debido a la falta de reconocimiento y a la segregación racial que imperaba en aquel entonces.

Te puede interesar:  Descubre la historia fascinante del museo de los ninots

Recuperando la memoria

Promoviendo la inclusión

En los últimos años, se ha producido un interés creciente por recuperar la historia de la fallera negra y darle el reconocimiento que merece. Diversas asociaciones y colectivos están trabajando para rescatar y difundir esta parte olvidada de la tradición fallera en Valencia.

Mujer afrodescendiente con una falla, sonriendo con orgullo

La inclusión es un valor fundamental en la sociedad actual, y reivindicar la figura de la fallera negra es un paso importante hacia la valoración de la diversidad y la superación de prejuicios.

Es importante recordar que las Fallas son una celebración abierta a todos y todas, sin importar su origen o color de piel.

Asimismo, se han llevado a cabo iniciativas para promover la participación de mujeres negras en las fiestas falleras, tanto como falleras como artistas en la creación de las esculturas falleras. Esto ha permitido visibilizar la diversidad racial en una tradición que representa a toda una comunidad.

El legado de la fallera negra

Un símbolo de resistencia y superación

La figura de la fallera negra es un recordatorio de la lucha por la igualdad y la inclusión en una sociedad que históricamente ha tendido a discriminar a las personas de origen africano.

Además, su historia nos muestra la capacidad de resistencia y superación de las mujeres negras en un contexto adverso.

A través de la recuperación de la historia de la fallera negra, se pretende rendir homenaje a todas aquellas mujeres que, a pesar de las dificultades, encontraron en las Fallas un espacio para expresarse y ser parte de la comunidad valenciana.

Es importante reconocer y valorar el papel de todas las personas que han contribuido a mantener viva la tradición fallera, independientemente de su origen étnico o color de piel. Solo así lograremos construir una sociedad más inclusiva y diversa.

Te puede interesar:  Diferencias entre los correfocs tradicionales y los correfocs modernos

Conclusiones

La historia de la fallera negra es un ejemplo de la importancia de visibilizar y valorar la diversidad en todas sus manifestaciones.

A través de la recuperación de esta historia desconocida, se promueve la inclusión y se reconoce el papel de todas las personas que han contribuido a la tradición fallera en Valencia.

Es crucial recordar que la historia de un pueblo está conformada por la experiencia y el aporte de todas y todos sus miembros.

Por tanto, es responsabilidad de cada uno de nosotros dar voz a esas historias que han sido silenciadas y reivindicar la igualdad y la diversidad en todas las formas de expresión cultural.