Descubre la historia fascinante del museo de los ninots

Origen del museo

Historia del ninot

El ninot es una figura de cartón, madera u otros materiales que se utiliza tradicionalmente en la fiesta de las Fallas, originaria de Valencia. Estas figuras representan personajes satíricos y caricaturescos que son expuestos durante las celebraciones y posteriormente quemados en la noche de la «cremà«.

La tradición de los ninots ya existía en Valencia desde el siglo XVIII, pero no fue hasta el año 1934 cuando surgió la idea de crear un museo para preservar estas obras de arte efímeras.

Fue en ese año cuando se inauguró el Museo de los Ninots, convirtiéndose así en el primer museo dedicado exclusivamente a los ninots.

El papel del Museo de los Ninots

El Museo de los Ninots tiene como objetivo principal preservar y difundir la historia y tradición de las Fallas a través de sus ninots. La colección del museo está compuesta por miles de ninots que han sido salvados de las llamas a lo largo de los años.

Además de su función como museo, este espacio también desempeña un papel importante en la promoción y difusión de la cultura valenciana. Organiza diferentes actividades y exposiciones temporales que permiten a los visitantes profundizar en la tradición de las Fallas y conocer de cerca la creatividad y el talento de los artistas falleros.

El Museo Fallero alberga una amplia colección de ninots indultados, que son las figuras que se salvan de la quema en la tradicional «Cremà» de las Fallas. Estas figuras son seleccionadas por votación popular y representan una muestra del ingenio y la crítica social que caracterizan a esta fiesta valenciana. Además, el museo cuenta con una sala dedicada a la historia y evolución de las Fallas, donde se pueden apreciar los diferentes estilos y técnicas utilizados a lo largo de los años.

Te puede interesar:  Las fiestas y eventos que rodean a las Fallas en Valencia: diversión garantizada

La evolución del museo

Expansión y crecimiento

Desde su inauguración en 1934, el Museo de los Ninots ha experimentado un crecimiento constante. La colección inicial de ninots se ha ampliado año tras año gracias a las donaciones de artistas falleros y particulares.

En sus primeros años, el museo se ubicaba en un pequeño espacio que no permitía exhibir toda la colección de ninots de manera adecuada. Sin embargo, en la década de 1980 se llevó a cabo una ampliación y remodelación del museo, lo que permitió contar con salas más amplias y modernas.

La inclusión en la red de museos municipales

En el año 1996, el Museo de los Ninots pasó a formar parte de la red de museos municipales de Valencia. Esta inclusión supuso un impulso importante para el museo, ya que le otorgó mayor visibilidad e hizo posible que se llevaran a cabo mejoras en sus instalaciones y exposiciones.

Ninots coloridos y detallados en el museo

Gracias a esta inclusión, el Museo de los Ninots pudo beneficiarse de los recursos y apoyo de la administración pública, lo que contribuyó a su consolidación como uno de los principales museos de Valencia.

El museo en la actualidad

La colección actual

Hoy en día, la colección del Museo de los Ninots cuenta con miles de ninots que representan la evolución de esta tradición a lo largo de los años.

Se pueden encontrar ninots de diferentes épocas, estilos y temáticas, lo que permite a los visitantes apreciar la evolución artística y creativa de los artistas falleros.

Además de los ninots, el museo también alberga otros objetos relacionados con las Fallas, como trajes regionales, maquetas de las fallas más emblemáticas y fotografías que documentan la historia de esta fiesta popular.

Actividades y eventos

El Museo de los Ninots no solo se limita a ser un espacio de exposición estático, sino que también organiza diferentes actividades y eventos para acercar la tradición fallera a los visitantes. Entre ellos, se encuentran talleres de elaboración de ninots, charlas sobre la historia de las Fallas y visitas guiadas temáticas.

Te puede interesar:  Cómo disfrutar de la espectacular iluminación nocturna de las fallas

Además, el museo participa activamente en la organización de la Exposición del Ninot, un evento anual en el que se exponen los ninots que han sido salvados de la «cremà» y se elige el ninot indultat, que se salva de ser quemado y pasa a formar parte de la colección del museo.

Conclusión

El Museo de los Ninots es un espacio único que preserva la historia y tradición de las Fallas a través de la colección de ninots que ha ido creciendo desde su inauguración en 1934.

Este museo no solo permite conocer la evolución artística de los ninots, sino que también es un lugar de encuentro para todos aquellos que deseen sumergirse en la cultura valenciana y comprender la importancia de las Fallas en la identidad de la ciudad.