5 accesorios imprescindibles para falleras pequeñas: qué no puede faltar en su outfit

Aderezo

El elemento principal de cualquier fallera pequeña

El aderezo es uno de los accesorios más importantes en el outfit de una fallera pequeña. Se trata de un conjunto de joyas que complementan el peinado y resaltan la belleza de su rostro.

El aderezo está compuesto por diferentes piezas, como los pendientes, la gargantilla, la peineta y los broches. Cada una de estas piezas se selecciona cuidadosamente para combinar con el traje y darle un toque de elegancia.

Es importante elegir un aderezo de calidad, realizado con materiales como oro o plata, para garantizar su durabilidad y belleza a lo largo del tiempo.

El peinado y la peineta

El peinado de una fallera pequeña es otro de los aspectos clave de su outfit. Generalmente, se opta por llevar el pelo recogido en un moño bajo, que permite lucir las joyas del aderezo.

La peineta es una de las piezas más representativas del peinado fallero. Se trata de un adorno de gran tamaño, que se coloca en la parte superior del moño, y que puede ir decorada con piedras preciosas o con el escudo de la comisión fallera.

La elección del peinado y la peineta dependerá del vestido de la fallera y de su estilo personal. Es importante probar diferentes opciones y encontrar la que mejor se adapte a cada niña.

Mantilla

Un accesorio que añade elegancia y sofisticación

La mantilla es otro de los accesorios imprescindibles en el outfit de una fallera pequeña. Se trata de una pieza de encaje que se coloca sobre los hombros y que añade un toque de sofisticación y elegancia al traje.

La mantilla puede ser de diferentes colores, pero generalmente se elige en tonos blancos o crema para combinar con el vestido fallero.

Además, puede ir decorada con detalles como flores, lazos o bordados, que le dan un toque aún más especial.

Es importante seleccionar una mantilla de buena calidad, con un encaje fino y delicado, para garantizar su durabilidad y belleza a lo largo del tiempo.

El uso de la mantilla tradicional

En la indumentaria valenciana, existe una forma tradicional de colocar la mantilla. Se coloca sobre los hombros, cubriendo la parte superior del vestido, y se sujeta con unos alfileres especiales llamados «peinetes«.

Te puede interesar:  Planifica tu visita y disfruta de la majestuosidad de la falla grande en persona

El uso de la mantilla tradicional añade un toque de autenticidad al outfit de una fallera pequeña y refleja el respeto por la tradición y la cultura valenciana. Sin embargo, existen otras formas de colocar la mantilla, dependiendo del estilo de cada niña.

Zapatos

El complemento perfecto para el traje fallero

Los zapatos son otro de los accesorios imprescindibles en el outfit de una fallera pequeña. Además de ser cómodos, deben ser elegantes y combinar a la perfección con el traje.

Generalmente, se opta por zapatos de estilo mary jane, con una hebilla en el empeine, que aportan un toque clásico al conjunto.

Estos zapatos suelen ser de charol o piel, en colores como el blanco, el negro o el rojo, para combinar con el traje fallero.

Es importante elegir unos zapatos de calidad, fabricados con materiales resistentes y duraderos, que permitan a las niñas caminar y disfrutar de las Fallas sin molestias.

La comodidad como prioridad

Niña valenciana con traje de fallera y accesorios

Aunque la estética es importante, la comodidad de los zapatos debe ser una prioridad en el outfit de una fallera pequeña. Las niñas pasarán muchas horas de pie durante las Fallas, por lo que es fundamental elegir zapatos que se ajusten correctamente y que no causen rozaduras o molestias en los pies.

Es recomendable probar los zapatos antes del día de las Fallas, para asegurarse de que se adaptan correctamente al pie de cada niña. Además, es aconsejable llevar un par de zapatos de repuesto, por si surgiera alguna incidencia durante la celebración.

Peinetas

Un toque de distinción en el peinado fallero

Las peinetas son otros de los accesorios imprescindibles en el outfit de una fallera pequeña. Se trata de adornos que se colocan en el peinado y que añaden un toque de distinción y belleza al look.

Las peinetas pueden ser de diferentes tamaños y estilos, pero generalmente se elige una peineta grande para colocar en la parte superior del moño fallero.

Pueden ser de metal o de plástico, y se decoran con piedras preciosas, flores o elementos representativos de la fiesta de las Fallas.

Es importante seleccionar unas peinetas de buena calidad, que se sujeten correctamente en el peinado y que no causen molestias a la niña.

La colocación de las peinetas

La colocación de las peinetas en el peinado fallero requiere cierta destreza y conocimiento. Se deben colocar de forma simétrica, una a cada lado del moño, y se deben ajustar correctamente para evitar que se caigan o se muevan durante la celebración.

Es recomendable practicar la colocación de las peinetas antes del día de las Fallas, para asegurarse de que quedan bien fijadas y no causan molestias a la niña.

Además, es aconsejable llevar algunos alfileres de seguridad en el bolsillo, por si fuera necesario volver a fijar las peinetas durante la celebración.

Te puede interesar:  Los mejores museos falleros en Valencia: sumérgete en la historia de las fallas

Abanico

El complemento perfecto para combatir el calor

El abanico es otro de los accesorios imprescindibles en el outfit de una fallera pequeña. Durante las Fallas, las temperaturas pueden ser bastante altas, por lo que es fundamental llevar un abanico para refrescarse.

Existen diferentes estilos de abanicos, pero generalmente se opta por abanicos de madera, que son más tradicionales y aportan un toque vintage al conjunto. Además, los abanicos pueden ir decorados con dibujos típicos de las Fallas o con motivos florales, que le dan un toque aún más especial.

Es importante elegir un abanico de calidad, con un diseño atractivo y un mecanismo resistente, para garantizar su durabilidad y buen funcionamiento durante toda la celebración.

El abanico como objeto decorativo

Además de su utilidad para refrescarse, el abanico también es un objeto decorativo que forma parte del outfit de una fallera pequeña. Puede llevarse en la mano, o bien colgado del traje o del bolso, añadiendo un toque de estilo y elegancia al conjunto.

Es importante tener en cuenta que el abanico debe ir acorde con el resto de los accesorios y el vestido fallero. Se puede optar por un abanico del mismo color o con detalles que combinen con el traje, para crear un conjunto armonioso y equilibrado.

Conclusión

Los accesorios son fundamentales en el outfit de una fallera pequeña. Además de complementar el traje, añaden un toque de elegancia, distinción y personalidad a su look.

El aderezo, la mantilla, los zapatos, las peinetas y el abanico son algunos de los accesorios imprescindibles que no pueden faltar en el outfit de una fallera pequeña. Al elegir estos accesorios, es importante tener en cuenta la calidad, la comodidad, el estilo y la tradición, para crear un conjunto armonioso y equilibrado. Con estos accesorios, las falleras pequeñas estarán listas para disfrutar de las Fallas con estilo y elegancia.