Descubre el paso a paso de la cremà de la falla infantil, una experiencia inolvidable

Introducción

La magia de la cremà de la falla infantil

La Falla es, sin duda, una de las celebraciones más emblemáticas de la cultura valenciana. Durante días, las calles se llenan de color y alegría, y las monumentales figuras de cartón piedra adornan cada rincón de la ciudad.

Pero, sin duda, uno de los momentos más emocionantes y esperados de las Fallas es la cremà, ese instante en el que el fuego consume las fallas y la noche se ilumina con el brillo de las llamas.

En este artículo, te invitamos a descubrir el paso a paso de la cremà de la falla infantil, una experiencia única e inolvidable que hace latir el corazón de grandes y pequeños. Acompáñanos en este recorrido por las emociones y tradiciones que rodean este momento mágico de las Fallas.

Preparativos para la cremà

El montaje de las fallas infantiles

Antes de llegar al momento de la cremà, es necesario llevar a cabo todo un proceso de montaje de las fallas infantiles. Este trabajo es llevado a cabo por los artistas falleros, quienes dan vida a las figuras y construyen las fallas con todo detalle.

El montaje de una falla infantil es todo un proceso creativo y laborioso. Cada falla cuenta con un tema específico y los artistas se encargan de representarlo de la mejor manera posible.

Utilizan diversos materiales como cartón piedra, madera, papel, escayola y otros elementos para dar forma a las figuras que componen la falla.

Una vez montadas las fallas, se procede a adornarlas con luces, flores y otros elementos decorativos. Todo ello con el objetivo de que las fallas luzcan en todo su esplendor el día de la cremà.

El dispositivo de seguridad

La cremà de las fallas, tanto infantiles como mayores, requiere de un riguroso dispositivo de seguridad para garantizar la protección de las personas y los bienes. Cada año se establece un plan de seguridad que incluye la presencia de bomberos, policía y personal de emergencias.

Te puede interesar:  Consejos para proteger tu oído durante la mascletà en las Fallas de Valencia

El plan de seguridad también contempla la delimitación de las zonas de acceso restringido, la disposición de extintores en lugares estratégicos y la presencia de personal cualificado para atender cualquier eventualidad.

Además, se establecen normas de conducta que deben ser respetadas por los asistentes, como la prohibición de encender fuego fuera de las zonas habilitadas para la cremà o de introducir objetos inflamables en las fallas.

La seguridad es primordial durante la cremà y todos deben colaborar para su cumplimiento.

Desarrollo de la cremà

El encendido de la falla

Niños disfrutando de fuegos artificiales en una falla ardiente

El momento más esperado de la cremà es, sin duda, el encendido de la falla. Tras una cuenta atrás llena de emoción y nerviosismo, se prende fuego a la falla infantil y comienza así un espectáculo de luces y llamas que sorprende y cautiva a todos los presentes.

El encendido de la falla se lleva a cabo de forma cuidadosa y segura, siguiendo las indicaciones de los bomberos y otros profesionales presentes en el lugar.

Se utilizan antorchas y elementos pirotécnicos controlados para iniciar el fuego y se vigila de cerca su evolución para evitar cualquier situación de riesgo.

La contemplación de la cremà

Una vez encendida la falla, el público tiene la oportunidad de contemplar cómo el fuego va consumiendo las figuras y estructuras de cartón piedra. La atmósfera se llena de un olor característico a fuego y se escuchan los crepitar de las llamas.

Es un momento de silencio y admiración, en el que se puede apreciar el trabajo de los artistas falleros y la belleza efímera de las fallas. La emocionante danza de fuego hipnotiza a grandes y pequeños, creando una conexión especial entre el espectador y el fuego que consume las figuras.

El final de la cremà

Una vez que el fuego ha completado su tarea y las fallas se han convertido en cenizas, se procede a la extinción total del fuego por parte de los bomberos y personal especializado. Es el momento en el que se apagan las llamas y se da por finalizada la cremà.

Te puede interesar:  El potente sonido de la mascletà en las Fallas de Valencia

Es importante destacar que durante toda la cremà se han tomado medidas de seguridad para evitar que el fuego se propague más allá de las fallas.

Los bomberos y el personal de seguridad se encargan de controlar y extinguir cualquier conato de incendio, garantizando así la seguridad de todos los presentes.

Conclusiones

La cremà de la falla infantil es un momento lleno de emociones, tradición y magia. Desde el montaje de las fallas hasta el encendido del fuego, cada paso en este proceso es parte fundamental de una celebración que une a la comunidad valenciana y atrae a visitantes de todas partes.

La cremà de la falla infantil es, sin duda, una experiencia inolvidable que nos permite apreciar la belleza efímera del arte fallero y disfrutar del espectáculo único que brinda el fuego.

Recuerda que la seguridad es primordial durante la cremà y todos debemos colaborar para que esta maravillosa tradición perdure en el tiempo.